La industria del cine argentino

La película de “El Frasco”, fue una de las producciones argentinas con mayor popularidad en el mercado internacional, enseñando al mundo de lo que es capaz de hacer el cine argentino con actores y directores de calidad, los cuáles pueden hacer películas entretenidas de cara a la gran pantalla pese a tener un presupuesto bastante ajustado.

Bien es cierto que son las comedias aquellas producciones con una mejor acogida lejos del país nacional, pero esto es tan sólo una décima parte de lo que puede dar de sí una buena gestión y un trabajo para el cual se necesitan inversores. El poco apoyo que reciben los actores argentinos, define los resultados a nivel internacional.

Nunca hay que tirar la toalla, ni dejar de creer en tu trabajo

Sin embargo, películas como El Frasco consiguen dar esperanzas a los productores de cine nacionales, los cuáles ven cómo aún no están todas las puertas de la industria cerradas, y quizá en un futuro se puedan generar producciones de un mayor atractivo, que cambie la idea del resto de países con respecto a ver una película cien por ciento argentina.

Quizás, y lo que siempre haya sido un inconveniente de cara al resto de mercados es el acento. El propio director de la película Alberto Lecchi así lo confirma: “En países de habla no hispana, donde se tenga que doblar dicha película, no debería de ser un impedimento por lo que seguimos trabajando enfocados en que esa no puede ser una excusa”

Otras industrias pertenecientes a este contenido audiovisual, procedentes de otros países quizás se hubieran rendido ya, pero el mercado hispano es muy amplio, y la realidad es que pese a que no se comparta este tipo de películas de cara al resto de países internacionales, existen muchos otros de habla latina e hispana como por ejemplo España, México, Chile, etc. Donde sí que sale rentable comercializar este tipo de productos.